lunes, 13 de diciembre de 2010

Autor

Ella era joven, castaña y atlética. No era alta, aunque estaba perfectamente proporcionada y era esbelta. Pero lo que más llamaba la atención eran las cejas. Dos líneas negras, largas y sinuosas que defendían el rostro de cualquier mirada escrutadora. Nadie que observara su rostro podía ignorar su perfecta simetría, su forma estilizada y sugerente. Muy pocos podían afirmar a ciencia cierta de qué color eran sus ojos. Él, sin embargo, lo sabía. No lo había tenido fácil. No la conocía apenas. Simplemente compartían algunas tardes en el gimnasio desde hacía unos pocos meses.

Todo empezó cuando un terapeuta le recomendó hacer algo de ejercicio. Su condición de parado de larga duración y su edad, prácticamente la cincuentena, habían sumido su autoestima en un pozo hondo y oscuro. Se había distanciado de su familia y sus amigos. No tenía pareja y era alérgico a todo tipo de mascotas. Morir sobre una cinta de correr no le pareció una perspectiva peor a cualquier otra.

Con los viejos amigos no hay que andar con rodeos, por lo que se dispuso a borrar del mapa la barriga que le había acompañado durante tantos y tantos años. Todas las mañanas, a las nueve en punto, se dirigía al gimnasio con el único objetivo de quitarse de encima los kilos o la vida. Tras mucho tiempo buscando una salida a una situación desesperante, por fin tenía algo en lo que ocupar su mente y que le permitía dormir por las noches. Destrozado.

Y el tiempo dejó de ser un problema. Su rutina se llenó de aroma a sudor y de triviales conversaciones con jubilados y otros compañeros de la cola del INEM. Sus pensamientos se perdían entre el propio cansancio y el fragor de la vida en el gimnasio. El coqueteo de una mujer mayor con un joven culturista. Las conversaciones de un par de viejos amigos que, en el ocaso de sus vidas, encuentran el enlace imposible entre el fútbol, los jueces y la prensa del corazón. La mirada gris de otros desempleados, de más larga duración, que mostraban una fuerza y resistencia increíbles. Inquebrantables.

Las semanas pasaron y las mañanas comenzaron a alargarse. Cada vez iba más tarde al sentir que las noches cundían menos. Pero la máquina marcaba su progresión. Dos, tres, cinco, siete, ocho kilómetros. Veinte, treinta, cuarenta, cincuenta minutos. Ocho, nueve, diez y medio, once kilómetros por hora. Pero su peso y, lo que es más importante, la barriga, permanecían allí sin apenas darse por enteradas. Y también pesaba sobre su ánimo el sentirse mejor físicamente cuando no tenía ninguna esperanza ni horizonte. Algunas mañanas se quedaba en la cama jurándose a sí mismo que no se volvería a levantar. 

Finalmente comenzó a ir al gimnasio por las tardes. Aunque había perdido más de diez kilos sentía que no era suficiente. Le apremiaba la necesidad de acabar con su maldita barriga y con aquellos kilos de más. "Ójala pudiese desintegrarme sobre la maldita cinta" pensaba. A su alrededor sólo se sentía cómodo con los jubilados que, tenaces, acudían también al gimnasio por la tarde. Silenciosos, constantes. Islas en medio de un océano bullicioso. Dirigiéndose inexorables en la dirección que marca el tiempo y que él sentía lamentablemente cada vez más lejos.

Todo cambió cuando dos cejas negras entraron en el gimnasio una tarde de septiembre. Pertenecían a una chica joven, de unos ventitantos. Su pelo, castaño con reflejos dorados, iba recogido en una larga coleta.  Era algo menuda, esbelta, de manos largas y finas. Llevaba una camiseta de tirantes morada y unas mallas negras hasta las rodillas. Las zapatillas, de una conocida marca deportiva, eran de un diseño innovador y de un horrendo color rosa. Sin embargo, él, en su cama, sólo recordaría aquellas dos cejas negras. Ni siquiera sabía si era atractiva.

Sin saberlo, pese a tener tantos años de experiencia, había quedado intoxicado con algo nuevo. Su mente empezó a imaginar todo tipo de historias sobre aquella misteriosa chica. Nunca hablaba con nadie; ni saludaba cuando llegaba ni se despedía cuando se marchaba. No seguía un horario concreto, ya que había veces que iba antes y otras después. Siempre llevaba los auriculares puestos, aunque él no estaba muy seguro de que estuviese escuchando música. Iban conectados a un móvil que miraba de vez en cuando, mientras corría como el diablo.

Él, llevado por una ridícula vergüenza, siempre procuraba ponerse en la cinta de correr más separada de la de ella. Estiraba lo más lejos posible y siempre intentaba marcharse antes o después de que la chica terminara. Como si temiese que descubriera las descabelladas historias que discurrían en su cabeza. No sólo mientras corría en el gimnasio, también el resto del tiempo. Y lo cierto es que no todas versaban sobre ella. En su mente se abrían nuevas posibilidades todo el tiempo.

Muchas veces se imaginaba rodeado de hierba alta cogido de su mano. O se casaban y tenían un puñado de hijos. Otras veces ella le plantaba y él encontraba otra chica, ésta morena. Y encontraba un trabajo en una empresa, donde conocía el éxito y la riqueza. No siempre, la otra chica era rubia y a causa de su trabajo como espía debían irse a África. Allí encontraba otra forma de vida, otro tempo, otra forma de mirar. Una vez imaginó que lograba ser acusado por un crimen que no había sido cometido, para así cometer uno perfecto. Y soñó que le concedían el don de saber todo o no saber nada y que no lograba recordar qué elegía.

Las noches comenzaron a llegar antes y el gimnasio se fue vaciando por las tardes. Sólo ella, él y los incombustibles jubilados de siempre seguína yendo todos los días. Él ya sabía de memoria toda la ropa deportiva de ella, sobre todo aquellas horribles zapatillas rosas. Pero a base de observar había descubierto unos labios finos y una barbilla puntiaguda. La nariz, sin embargo, era parecida a una suave colina por la que deslizarse con la nieve. Las mejillas, poco carnosas, nunca se ponían rojas. Pero los ojos, mientras tanto, continuaban siendo un misterio. Cuando su rostro se giraba hacia donde él se encontraba y lo apuntaban aquellas cejas, desviaba la mirada hacia el infinito, volviendo la atención a su, por aquellos días, desbocada imaginación.

Pero su oportunidad de descubrir su color llegó un día después de tener una revelación. Paulatinamente ella había cogido un horario para asistir al gimnasio que había ido coincidiendo con el suyo. También se había fijado que, a veces, mientras él la observaba, ella parecía concentrarse en mirar al infinito. Un par de veces habían compartido unos pocos metros en la espaldera para estirar -él juraría que ella olía a lima- y, lo más novedoso, ella le había estado mirando toda aquella tarde desde el reflejo de un cristal. ¿Pueden los sueños convertirse en realidad? Aunque el sentido común le decía que no, que él no era más que un cincuentón en paro, barrigón y sin ningún futuro, aquel día ganó el corazón a la razón.

Dispuesto a probar suerte e intercambiar un par de palabras con ella, se afeitó completamente después de mucho tiempo y fue al gimnasio con algo que no se atrevió a llamar esperanza. Sin embargo la ridícula vergüenza volvió a hacer acto de presencia y la razón se impuso al corazón. Corrieron juntos y estiraron juntos, sin dirigirse la palabra e ignorándose de forma manifiesta. Como de costumbre, el se escabulló unos segundos antes por la puerta. Sin mirar atrás y maldiciendo por las ideas locas de la noche anterior. Se duchó con agua hirviendo y se vistió muy lentamente. Nunca se había encontrado con ella fuera de las cuatro paredes del gimnasio pero, si fuese ésta la primera vez, también sería la más dolorosa.

El dardo se clavó en su espalda justo cuando salía por la puerta principal. "Espera, eres tú, ¿verdad?". Era una voz clara, fina y dorada, que representaba en muchos aspectos a su poseedora. Él se giró y poniendo cara de póker se disculpó. 
- Perdona, ¿qué dices?
- Que eres tú, el escritor. Llevo meses sospechándolo, pero hoy que te he visto sin barba... sí, tienes que ser tú.
- ¿Qué?, no entiendo.

"Eres tú, eres tú el autor de este libro", dijo ella sacando un libro de tapas blandas de su bolso. Era de color blanco y en su portada se leía un título sencillo en letras grandes: "SUEÑOS". Debajo había una ilustración que comprendía miles de imágenes. Sin comprender absolutamente nada de lo que ella le contaba sobre temer ser descubierta mientras le escudriñaba en el gimnasio, sobre la emoción de conocer a alguien famoso, sobre las maravillas que relataba el libro... comprobó la contraportada. "El deseo de una vida imposible, el sueño y la imaginación, se dan cita en este libro de relatos del autor..." Allí estaba su cara, sonriente, seguro, sin barba y con mirada confidente.

- Perdona, perdona... ¿de dónde has sacado este libro?
- ¡Y derrepente eras tú! Ah, sí, disculpa, es que estoy tan emocionada. Todo este tiempo con un miedo terrible a que no fueras tú... El libro, sí, fue una historia también increíble, como todo lo relacionado con él. Me lo dio una gitana en Londres este verano. ¡Un libro en castellano! Un libro sin referencias, sin editorial y sin dato alguno... ¡No aparece en internet! ¿Qué es, autoeditado? Bueno, pues la vieja me dijo que gracias a un encantamiento que encerraba entre sus páginas encontraría al amor verdadero y... ¡así es!

El corazón de él se paró derrepente. ¡Magia! El jamás había escrito nada, había dedicado toda su vida a trabajar en la administración de una vieja carpentería. Ni siquiera leía demasiado. Y resultaba que había un libro que recogía todas las historias que él había imaginado en los últimos meses, ¡con su foto en la contraportada! Alzó la mirada del libro, que mantenía abierto por una página al azar, y le miró a los ojos, traspasando la barrera mágica de aquellas cejas de ébano. Y por fin vio sus ojos. Miel, cómo no, eran de color miel. Su corazón empezó a latir de nuevo, con brío renovado, y sonrió.

-No sé qué decir...
-La gitana dijo que sería una historía increíble y ya lo creo que lo es. Hombre, no tanto como las historias del libro, que me encantan, por cierto, creo que eres un genio. Hace tres meses iba en el autobús leyendo el libro y se me cayó encima un chico. Al principio me enfadé, me arrugó un poco la portada, ¿ves? Pero se disculpó en seguida y me miró... no sé describirlo. Es moreno y juega a balonmano. También estudia en mi universidad... La bruja tenía razón, ya ves...

Los oídos se cerraron por completo y él no pudo escuchar nada más. "¿Qué? Un tío guapo se te cae encima en el autobús ¿y eso es una historia increíble? ¡Yo tengo un libro sin nisiquiera escribirlo! ¡Y es tu libro! ¡Uno que no ha sido publicado!" pensó mientras las últimas esperanzas y las cenizas de sus sueños giraban en el vórtice de un retrete. Su mirada, todavía prendada en los ojos color miel se fue apagando y una última idea, fruto de 50 años de sentido común, afloró.

- Solo puedo darte -puedo tutearte, ¿no?- comenzó ella- sólo puedo darte las gracias por las historias de este libro. A veces me siento... no sé, la protagonista de algunas de ellas. Y bueno, supongo que de alguna forma me has ayudado a ser feliz... No... no sé. Gracias.

Contarle la verdad; decirle que ese libro no existía más que en su cabeza, inspirado enteramente por ella; explicarle lo que realmente era increíble de aquella historia y qué tal vez el chico moreno no era su amor verdadero, que igual debería explorar otras posibilidades... No, él era sólo un cincuentón en paro, sin ninguna esperanza y en el fondo, solo. Muy solo. "De nada" musitó, intentando componer una sonrisa.

- Bueno, pues nos vemos mañana en el gimnasio. Me tengo que ir, que he quedado, ¡adios!
- A... adios...
 
Ojos color miel y aroma a lima. Y dos cejas negras... Tras despedirse ella salió por la puerta sonriente, feliz. Con la sensación de haber culminado algo pero sin saber muy bien el qué. Y, aunque al principio le extrañó, nunca llegó a preocuparle seriamente el hecho de que aquel escritor de un solo libro, un único volúmen que ella poseía, no volviese al gimnasio. Tampoco pareció importarle que rompiese con su novio el siguiente verano, contradiciendo a la vieja bruja. Sólo mucho tiempo después, en el ocaso de su vida, encontró el libro olvidado en el último estante de una librería. Al final, nunca habría de encontrar el amor verdadero como le había contado la gitana.

miércoles, 20 de octubre de 2010

The Middle East - Blood



Older brother, restless soul, lie down
Hermano mayor, alma inquieta, acuéstate
Lie for a while with your ear against the earth
Tumbado un tiempo con la oreja contra la tierra
And you’ll hear your sister sleep talking
Y escucharás hablar a tu hermana en sueños
Say, “Your hair is long but not long enough to reach
Dice, "Tu pelo es largo pero no lo suficiente para llevarme
Home to me
al hogar.
But your beard
Pero tu barba,
Someday might be”
Tal vez algún día."

And she woke up in a cold sweat on the floor
Y se despertó con sudor frío en el suelo
Next to a family portrait drawn when you were four
al lado de un retrato dibujado cuando érais cuatro
And beside a jar of two cent coins that are no good no more
Y al lado de un frasco de dos centimos que no sirve para nada más
She’ll lay it aside
ella lo va a tirar a otro lado.

Older father, weary soul, you’ll drive
Padre mayor, alma cansada, conducirás
Back to the home you made on the mountainside
de vuelta a la casa que hiciste en la ladera de la montaña.
With that ugly, terrible thing
Con esa cosa fea, terrible
Those papers for divorce
Esos papeles del divorcio.
And a lonely ring
Y un solitario anillo...
A lonely ring
Un solitario anillo.
Sit on your porch
Sentado en tu porche
And pluck your strings
arrancando las cuerdas.

Oh, and you’ll find somebody you can blame
Ah, y encontráras a alguien a quien poder culpar
And you’ll follow the creek that runs out into the sea
Y seguirás el arroyo que corre hacia el mar
And you’ll find the peace of the Lord.
y encontrarás la paz del Señor.

Grandfather, weary soul, you’ll fly
Abuelo, alma cansada, volarás
Over your life once more before you die
sobre tu vida una vez antes de morir.
Since our grandma passed away
Desde que nuestra abuela falleció,
You’ve waited for forever and a day
has esperado para siempre y un día
Just to die
sólo para morir
And someday soon
Y algún día pronto
You will die
morirás.

It was the only woman you ever loved
Fue la única mujer que has amado nunca
That got burnt by the sun too often when she was young
Que fue quemada por el sol demasiado a menudo cuando era joven
And the cancer spread and it ran into her body and her blood
Y el cáncer se extendió y corrió por dentro de su cuerpo y su sangre
And there’s nothing you can do about it now
Y no hay nada que podamos hacer ahora.

The Middle East es un colectivo musical -un grupo de música- australiano formado en 2005. Con un carácter local, hicieron unas cuantas giras por Australia y lanzaron a comienzos de 2008 su álbum debut: The recordings of The Middle East. Debieron de pensar que era insuperable, porque poco después se separaron. Tras ver que el disco funcionaba y que había posibilidades, la mayoría se decidió a seguir con el proyecto musical. Tras asociarse con una distribuidora australiana sacaron una versión abreviada del disco original en formato de EP.

Su música es casi tan inclasificable como ellos. Sólo hay que ver la biografía que tienen colgada en su web: "We’re from Townsville, Australia and we play music" (Somos de Townsville, Australia, y tocamos música) Aunque se les identifique como grupo indie, imitan con éxito a otros muchos que sólo se parecen en compatir la misma etiqueta. Tienen toques folk -momentos parecidos a The Poliphonic Spree, pop -la canción Lonely se parece a Coldplay- o post rock -semejanzas instrumentales con Sigur Rós o Explosions in the sky-. También aparecen guitarras con tintes country y un uso destacado de harmonías vocales.

Si los traigo aquí es porque han conectado conmigo en este otoño parcialmente desapacible -en todo menos el tiempo-. Su música es melancólica y tiene la belleza de un árbol sin hojas. Las historias son simples, normalmente tristes, pero la melodía siempre se parece a un rayo de sol frío y sin fuerza que no por ello deja de iluminar.

Os dejo otra canción para que catéis un poco más de este "oriente medio" australiano:



La letra aquí.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Los concursos musicales - Use Somebody


"La voz de Holanda"
La filosofía de un programa de televisión es siempre el espectáculo. ¿Significa eso que haya que sacrificarse la calidad? No. Por desgracia, aquí en España, no nos interesa la calidad, preferimos el morbo y lo esperpéntico antes que buenos contenidos. Donde mejor lo demostramos es en los programas que buscan "talentos" que, salvo el primer Operación Triunfo -creo-, sólo han servido para inundar la parrilla con personajes más o menos chabacanos.

En otros lugares esto no es así. Como ya demostré con Lisa Mitchell, del OT australiano, pueden salir productos muy interesantes de estos programas. Incluso con sus raciones de morbo, como Susan Boyle en el programa cazatalentos británico X Factor. Y ahora llega el programa holandés The voice of holland para volver a demostrarlo.

La dinámica del programa es muy sencilla. El jurado debe estar de espaldas al cantante, juzgando así sólo la música. Sólo cuando están dispuestos a votarle, dan a un pulsador para girarse y ver al interprete. Se evitan prejuicios y espectáculos innecesarios. La interpretación es importante, el cómo se presenta el producto -¿alguien dijo Lady Gaga?-, pero lo que nunca hay que descuidar es el contenido. Tenemos jóvenes que comen manzanas en vez de bollos en el colegio, pero un fracaso escolar galopante...

No sé cómo se llama, sólo sé que está apadrinado por el experto en artes marciales combinadas Ben Saunders. He aquí la gran versión que se marca de la canción Use Somebody de Kings of Leon:



Personalmente me gusta su voz y como trata el tema. Simplemente el descubrimiento mereció la pena. Por supuesto, os pongo la canción original para que comparéis:

martes, 23 de marzo de 2010

Flobots - Good Soldier



Today you don’t have to be a soldier
Hoy no tienes que ser un soldado

Stand down
Relájate,
It’s okay to be as you were again
Está bien ser como eras otra vez.
Is it a scheme?
¿Es una trampa?
Is it a vision?
¿Es una visión?
Is it a dream?
¿Es un sueño?
Is it a nightmare?
¿Es una pesadilla?
Or is it a competition and if it is what if we don’t fight fair
O es una competición y es por eso que no luchamos limpiamente.
What’s bald in the morning but in the evening has white hairs?
¿Qué es calvo por la mañana pero tiene canas al atardecer?
What’s the cause of global warming and could it be these things right here?
¿Cuál es la causa del calientamiento global y que podría ser de estas cosas de aquí?
I’ve got an idea that might not reach anyone for another light year
Yo tengo una idea que podría no llegar a nadie durante otro año luz.
Got a hitlist and a cloud of witnesses which is pricier
Tener una lista de culpables y una nube de testigos que no tiene precio.
My tears are mightier than my fears
Mis lágrimas son más fuertes que mis miedos.

So mighty Earth provides me hurt that I keep buried until I convert it to writing

La poderosa tierra me da dolor para guardarlo hasta convertirlo en palabras

I was wounded
Fui herido
I was injured
Me lastimé
I was made to move to Denver
Me trasladaron a Denver
I was taken through a new adventure
Fui llevado a través de una nueva aventura
Paint stripped from it’s first fixture
La pintura quitada del el primer día
I was placed in another picture
Fui colocado en otra foto
I was rushed to a new landscape
Me llevaron a un nuevo paisaje

And ripped away from family scraped into a politicians mistake
Y fui separado de la familia, arrancado en un error de los políticos
And what’s left of talents in chests beneath oceans
Y qué talento abandonado en cofres debajo del oceano
Welled up behind eyelids has yet to be salvaged
Brotó detrás de los párpados, todavía sin ser recuperado
A world of emotions
Un mundo de emociones
A guess that it might be okay
Una conjetura que pudo estar bien
That it could be all right if expressed today
Que podría estar bien si se expresa hoy en día

Am I a woman raised man-machine
Soy una mujer convertida en hombre-máquina
Damaging everything I touch by not caring enough
Dañando todo lo que toco sin preocuparme lo suficiente
Or too much
o demasiado
Am I far flung fantasy
Soy una lejana fantasía lanzada
Setting free enmity
Una configuración libre de enemistad
And making friends from enemies
Y haciendo amigo de los enemigos
And bridges for the in-betweens
Y puentes para los intermediarios

For the highwayman on a low road
Para el salteador de caminos en una carretera vacía
The tired back with a large load
para la espalda cansada con una gran carga
The trials spanned till I found hope
Los ensayos extendidos hasta que encuentre la esperanza
And I found more
y encuentro más
When I slo mo’ed
Cuando estoy en cámara lenta
Enough of the back to face front
Basta ya de dar la espalda en vez de ir de frente
Let those in the pack of the race run
Sacar a aquellos que están en el paquete del exterminio racial
I’m needing an evener pace one too hasty
Estoy necesitando una paz justa, una inmediata
Makes mistakes
Cometer errores
Can you carry a song
Puedes llevar una canción
As strong as your arms can bear
Tan fuerte como tus brazos puedan soportar
That you keep from harm
Que guardes del dolor
And it will be there
Y estará allí
When you go wrong
Cuando te equivoques
Make a heart from your bond
Haz un corazón de tu cadena
Your treasure is right here
Tu tesoro está justo ahí

Me he encontrado con esta canción casi por casualidad. Es de un grupo -prefiere ser llamado colectivo- llamado Flotbots, formado en Denver en 2000. Lo que más me ha interesado es que el colectivo tiene una ramificación docente que pretende transmitir valores como el pacifismo mediante la docencia. No sólo son músicos, también son profesores concienciados. La banda la forman 4 chicos -Jonny 5, Brer Rabbit, Andy Rock, Kenny O- y una chica que toca la viola -Mackenzie Roberts-. La letra y la música de Good Soldier creo que cumple a la parfección el objetivo del colectivo: "Creating positive change by harnessing the power of music and those who love it" (Creando un cambio positivo mediante el aprovechamiento del poder de la música y de aquello que aman)

Os dejo un directo:

lunes, 8 de marzo de 2010

OK Go - This too shall pass



You know you can't keep letting it get you down
Sabes que no debes continuar desanimándote
And you can't keep dragging that dead weight around.
Y que no debes seguir arrastrando ese peso muerto sobre ti.
If there ain't all that much to lug around,
Si no hay mucho peso que arrastrar
Better run like hell when you hit the ground.
Mejor corre como loco cuando pongas los pies sobre el suelo.

When the morning comes
Cuando la mañana llegue
When the morning comes.
Cuando la mañana llegue

You can't stop these kids from dancing.
No puedes hacer que estos niños dejen de bailar
Why would you want to?
¿Por qué lo quieres hacer?
Especially when you're already getting yours
Especialmente cuando estas listo para hacer lo que sabes
Cause if your mind don't move and your knees don't bend,
Porque si tu mente no se mueve y tus rodillas no se doblan
well don't go blaming the kids again.
no sigas culpando a los niños otra vez.

When the morning comes
Cuando la mañana llegue
When the morning comes.
Cuando la mañana llegue.

Let it go, this too shall pass.
Vamos a hacerlo, esto también pasará.
Let it go, this too shall pass.
Vamos a hacerlo, esto también pasará.

Let it go, this too shall pass.
Vamos a hacerlo, esto también pasará.
(You know you can't keep letting it get you down.
Sabes que no debes dejar que esto te desanime
No, you can't keep letting it get you down.)

Let it go, this too shall pass.
Vamos a hacerlo, esto también pasará.
(You know you can't keep letting it get you down.
Sabes que no debes dejar que esto te desanime
No, you can't keep letting it get you down.)
No, sabes que no debes dejar que esto te desanime

Hey!

Let it go, this too shall pass.
Vamos a hacerlo, esto también pasará.
(You can't keep letting it get you down.
no debes dejar que esto te desanime
You can't keep letting it get you down.)
no debes dejar que esto te desanime.

When the morning comes
Cuando la mañana llegue
(You can't keep letting it get you down.
no debes dejar que esto te desanime.
You can't keep letting it get you down.)
no debes dejar que esto te desanime.

When the morning comes!
¡Cuando la mañana llegue!

OK Go es un banda independiente que nació en Chicago en 1998. Su estilo está definido dentro del indie-rock. La formación sólo ha sufrido un cambio en toda su historia, y fue la marcha del teclista y guitarra Andy Duncan, que fue sustituido por Andy Ross -así no se equivocaban con los nombres-. Desde entonces, si por algo se han caracterizado, ha sido por su ropa extravagante y sus videoclips. Siempre originales e innovadores, la gente suele quedarse más asombrada por ellos que por su música. No en vano, en su canal de Youtube hay un total de 66.783.084 reproducciones de todos sus vídeos.

OK Go - Here It Goes Again from OK Go on Vimeo.



El vídeo de Here It Goes Again tuvo en youtube más de cien millones de visitas (50 en su canal) y ganó un Grammy en 2007. Las canciones no están mal, pero los vídeos son su mejor carta de presentación, muchas veces con un coste cero para la discográfica -es sólo una toma, y todo el trabajo es de los chicos de OK Go-. Millones de personas conocen ya al grupo gracias a ello, convirtiéndose en celebridades. Algunos de sus vídeos más originales:


Invincible - okgo

OK Go - A Million Ways from OK Go on Vimeo.



OK Go - WTF? from OK Go on Vimeo.

(para éste hay una versión aún más psicodélica: WTF?)

Y una versión adicional de This too shall pass (rodada, cómo no, en una toma y con sonido en directo):

OK Go - This Too Shall Pass from OK Go on Vimeo.



Pero lo que me gusta de OK Go no es sólo su originalidad a la hora de realizar los vídeos o su música -pese a su obsesión con la palabra skycraper (rascacielos) en su último disco Of the Blue Colour of the Sky-. También me gusta su opinión acerca de la industria de la música. Su discográfica, EMI, les informó de que los intereses de la compañía obligaban a permitir poner sus vídeos en blogs -exacticamente como estamos haciendo aquí-. Con esta estrategia EMI y Youtube pretendían tener la exclusiva de sus inteligentes y sorprendentes vídeos.

El cantante del grupo no tardó en contestar con un editorial en el NY Times por medio de su cantante, Damian Kulash Jr. Aquí os dejo algunas perlas de un documento imprescindible:

"Hoy, como el modelo de ingresos de la industria discográfica se ha derrumbado con la digitalización de sus principales productos, están reduciendo los gastos en todo, excepto sus grandes estrellas, y no firman ni la mitad de nuevos contratos. Si las compañías discográficas no pueden adaptarse a este nuevo mundo, se extinguirán, sin avances, ese será el futuro de muchas bandas con talento."

"En estos tiempos apretados, no es de extrañar que EMI esté tratando de exprimir los ingresos de todo lo que hacemos, incluyendo nuestros vídeos. Pero es necesario reconocer los mecanismos básicos de internet. Frenar la propagación viral de los vídeos no está beneficiando la línea de fondo de la empresa, o la música que se supone debe apoyar. Cuanto antes se den cuenta de ésto las compañías discográficas será mejor, aunque me temo que ya sea demasiado tarde."
"Así no funciona Internet. El contenido viral no se propaga desde fuentes primarias como YouTube o Flickr. Blogs, Web sites y agregadores de video son los que sirven como curadores culturales, recolectando diariamente las cosas que más van a interesar a la audiencia. Al ignorar estos creadores de tendencias, nuestra propia discográfica está quitándose la nariz, para salvar la cara."

"Hoy, como el modelo de ingresos de la industria discográfica se ha derrumbado con la digitalización de sus principales productos, están reduciendo los gastos en todo, excepto sus grandes estrellas, y no firman ni la mitad de nuevos contratos. Si las compañías discográficas no pueden adaptarse a este nuevo mundo, se extinguirán, sin avances, ese será el futuro de muchas bandas con talento."

"En estos tiempos apretados, no es de extrañar que EMI esté tratando de exprimir los ingresos de todo lo que hacemos, incluyendo nuestros vídeos. Pero es necesario reconocer los mecanismos básicos de internet. Frenar la propagación viral de los vídeos no está beneficiando la línea de fondo de la empresa, o la música que se supone debe apoyar. Cuanto antes se den cuenta de ésto las compañías discográficas será mejor, aunque me temo que ya sea demasiado tarde."

Damian Kulash Jr., Dan Knopka, Tim Nordwind y Andy Ross.
Ójala todo el mundo tuviese la misma fuerza para denunciar los abusos que nos rodean. Al parecer consiguieron hacer que la compañía, EMI, permitiera agregar sus vídeos -al menos algunos- a blogs. (Yo he utilizado la plataforma Vimeo por ello, porque ahí no puede hacer nada EMI). He leído por ahí que tienen un proyecto para repartir comida a los sin techo junto a sus fans, y que pusieron dinero para comprar una casa a la leyenda del soul Al "Carnival Time" Johnson, que perdió su casa de Nueva Orleans por el huracán Katrina. Ya sólo por estas cosas, y porque me gusta su música, son uno de mis grupos favoritos. Os dejo con su primera coreografía, en sus comienzos, en un programa local de Chicago:

OK Go - C-C-C-Cinnamon Lips from OK Go on Vimeo.



jueves, 25 de febrero de 2010

Slightly Stoopid - Runnin With A Gun



His name is Johnny he’s got nothing to say
Su nombre es Jonny y no tiene nada que decir
he’s just a bad ass mutha getting’ in your face
Es sólo un desgraciado riéndose en tu cara
you better hang you head low
es mejor que mantegas tu cabeza agachada
low to the ground
agachada hacia el suelo
‘cause we’re droppin’ mad tracks
Porque estamos dejando caer caminos locos
until we’re feelin’ the sound
hasta que sintamos que el sonido
it’s the rhymes and the rhythms that you’re used to
es la rima y el ritmo al que estás acostumbrado
with the one-two beats you can dance to
con el tiempo que tu puedes bailar
to see the people everywhere in the streets
Ver la gente en todas partes en las calles
doin’ time in the jail and whatcha wanta do cause you’re
haciendo tiempo en la jaula y viendo lo que haces porque tu estás...
running with a gun
Corriendo con una pistola
running with a gun
Corriendo con una pistola
running running
running with a gun
Corriendo con una pistola
running with a gun
Corriendo con una pistola
running running
running with a gun
Corriendo con una pistola
running with a gun
Corriendo con una pistola
running running
running with a gun in his hand
corriendo con una pistola en la mano
all of a sudden i said could you believe
Te dije en todo lo que podías creer
all the corruption and the anger in a society
toda la corrupción y la furia en la sociedad
but the man his stand is near
pero él se encuentra en su posición, cerca
whipping us all
vapuleándonos a todos nosotros
all it’s armies and it’s leaders
Todo el ejército y sus liders
startin’ to fall
empezaron a caer
no, you don’t know
No, no lo sabes
no, you don’t know
No, no lo sabes
what time it is
qué momentos es

10 seconds flat said it’s what it would take
Dijo que lo tomarías en 10 simples segundos
to make you move don’t hesitate
para que te movieses sin dudar
with the eyes and the cameras that are watching around
con los ojos y las cámaras que vigilaban alrededor
the enemy is near
el enemigo está cerca
and you’re to be found
y te van a encontrar
dead or alive
vivo o muerto
make no mistake
No falles
they’re gonna blow your punk ass away
Te van a reventar tu culo punki
‘cause you’re
porque estás...
running with a gun
Corriendo con una pistola
running with a gun
Corriendo con una pistola
running running
running with a gun
Corriendo con una pistola
running with a gun
Corriendo con una pistola
running running
running with a gun
Corriendo con una pistola
running with a gun
Corriendo con una pistola
running running
running with a gun in his hand
Corriendo con una pistola en su mano
running with a gun
running with a gun
running running
running with a gun
running with a gun
running running
running with a gun
running with a gun
running running
running with a gun in his hand

La guerra de Irak comenzó en marzo de 2003 y, oficialmente, no duró más que un suspiro. Slightly Stoopid, aprovechando la oleada de críticas hacia la guerra, sacó este tema en su disco más vendido Everything You Need que salió ese mismo año. Los californianos, que comenzaron su andadura en 1995, llegaron a mis oídos en forma de esta canción aquel año en forma de esta canción. Durante un tiempo estuve obsesionado con el significado, porque entonces no supe relacionarlo con la guerra.

Hoy, tras conseguir el disco (que es bastante bueno, por cierto), he descubierto que la canción habla sobre el miedo y el absurdo de los militares en Irak. Siempre imaginé que hablaba de un pandillero, e incluso escribí un relato bastante chulo que se perdió en el disco duro de mi viejo ordenador.

Os dejo con el directo. Suena diferente y suena bien, lo cual está muy bien en este tipo de bandas.


jueves, 14 de enero de 2010

Ron Mueck y la hiperrealidad

Ron Mueck peina una de sus esculturas.

Es curioso el concepto de hiperrealidad. ¿Algo más real que la misma realidad? Parece algo absurdo y carente de sentido. Sin embargo, se trata de una corriente artística nacida en los años 20 en Estados Unidos que pretende reflejar la realidad con mayor detalle que la fotografía. Y curiosamente, la realidad aumentada, resulta grotesca. Al igual que un espejo puede aumentar las imperfecciones de nuestro rostro, con sus arrugas, cicatrices y acné, esta disciplina artística resulta tan fascinante como, en ocasiones, desagradable.
Ya peinada, recibe a los visitantes.
Antes y después.

Ron Mueck es un exponente de ese hiperrealismo. Hijo de jugueteros, nació hace 52 años en Melbourne, Australia. Posiblemente influenciado por el trabajo de sus padres, entró en el mundo del modelismo, y a finales de los años 70 entró a trabajar en la producción de efectos especiales para televisión y cine. Trabajó con el célebre Jim Henson Barrio Sésamo, en la serie El Cuentacuentos y en las películas Dentro del Laberinto -donde llegó a poner la voz a Ludo- y Cristal Oscuro.

El famoso bebé de Mueck

Tras terminar su colaboración con Henson y mudarse a Londres, comenzó a desarrollar animatronics y maquetas para publicidad con su propia compañía, perfeccionando cada vez más el nivel de detalle y realismo, su especialdiad. Fue entonces cuando se dio cuenta de que los modelos que hacía, diseñados para un determinado enfoque, no eran todo lo perfectos que podían ser, porque no eran obras completas. Muchas veces sólo se requería medio cuerpo o un rostro, mientras que el resto quedaba desordenado.
El proceso de construcción en una imagen aquí.

Fue en 1996 cuando, de la mano de su suegra -una tal Paula Rego-, comenzó a crear esculturas con fines artísticos y conoció al Charles Saatchi. Una gran figura del mundo de la publicidad británico, este "mecenas" es uno de los patrocinadores de los jovenes artistas británicos, como por ejemplo Demien Hirts. Actuando de mecenas, Mueck comenzó a crear esculturas para la colección de Saatchi, siendo la primera Dead Dad -Padre muerto-, que era una representación de su propio padre tendido y muerto, un tercio a escala más pequeño del original.
Su obra Dead Dad. Como curisidad, el pelo de la escultura es de Mueck... hijo.
Dos entrañables ancianitas diminutas.

Mueck afirma que sus esculturas son más grandes o más pequeñas que en la realidad para que no parezcan normales. "Nunca hice figuras de tamaño natural porque nunca me ha parecido interesante. Todos los días vemos gente a tamaño natural", afirma. Para sus esculturas utiliza silicona, yeso dental, acrílico y otros materiales fácilmente maleables. También usa cabello, ya que el nivel de detalle de sus esculturas es completo.

Parece que un gigante está saliendo de la caja.
Aunque éste sí que es gigante. La escultura se llama Boy -chico-.

Este es Ron Mueck, de su serie de Máscaras.

Y, como sé que mola, un vídeo con la interesante música de Iron & Wine: